20070619

Por qué, previsiblemente, desaparecerá la Sociología en España

A menudo algún palurdo confunde mi defensa radical de la Sociología con el corporativismo. A otros les extraña a veces esa defensa radical en mí, que he sido promotor de la transdisciplinariedad casi avant la lettre (desde luego, antes de conocer la obra de Morin al respecto). Y es que no tiene nada que ver una cosa con otra. Creo que la Sociología, el corpus que se ha venido construyendo a lo largo de dos siglos, es un instrumento tan necesario al desarrollo humano como la Física Cuántica, la Genética, la Ingeniería Aeroespacial, la Filosofía o la Psicología. Creo que como ciencia positiva ha prestado a la sociedad no menos servicios, y le quedan aún muchos por prestar. A la vez que pienso que cada Ciencia por sí misma termina siendo insuficiente para conocer incluso sus específicos objetos de estudio (el episteme no puede convertirse en otra jaula de hierro): de ahí la necesidad de la transdisciplinariedad (asunto más complicado es cuando se plantea como proyecto moral, aquí hay una buena crítica de esos excesos).
Pero eso no significa que el conocimiento se produzca en los intersticios (entre Pinto y Valdemoro no hay nada, a lo sumo campos yermos), en absoluto (ese conocimiento puede ser interesante, pero nunca fundamental), sino que a menudo hay que sobrepasar las barreras disciplinarias empapándose de epistemes ajenos para comprender los fenómenos propios. Eso es la transdisciplinariedad, no confundamos las cosas.
.
Lo que ocurre es que a la vez creo que si la Sociología no la practican gentes con una formación sociológica fuerte (independientemente de cómo la hayan adquirido), degradarán su propia naturaleza, su funcionalidad... su propia utilidad disciplinaria. Y a este respecto mi tesis (y por ahí se conecta con lo que algunos malinterpretan como corporativismo) es que, en España, en los años en los que la Sociología creció en la Universidad (fruto del trabajo de la primera generación, pero sobre todo del papel de gentes singulares de dentro y fuera de la Academia, que sería ocioso nombrar ahora), se produjo un auténtico abordaje filibustero por parte de gentes bien situadas familiar, política, religiosa o académica, pero sin conocimientos sociológicos de base, que no conseguían por la razón que sea hacerse un hueco en su propia área de conocimiento.
Algunos de éstos se han integrado en la episteme sociológica, pero otros han sido incapaces. Y han procurado incluso arrastrar luego a su ámbito a más de los suyos, todo ello favorecido por los caciquiles sistemas de cooptación de la Universidad española. Todo lo cual ha degradado el intento de construcción de un Área de Sociología. Sin ir más lejos: si en un tribunal coincide un economista convertido por el destino en catedrático de Sociología, y se presenta a la plaza el hijo (economista) de otro amigo economista también convertido por el destino en Catedrático de Sociología. ¿No es lo más natural (sociológicamente, no éticamente... ¿ven la diferencia?) que termine sacando la plaza ese hijo de por más ajeno a la Sociología que sea? Pues es lo más natural sociológicamente, y por eso ocurre. Eso, y cosas parecidas. Si un economista, o filósofo, o psicólogo, que el destino ha hecho catedrático de Sociología, y que por sus buenas relaciones políticas es nombrado miembro de una comisión que otorga sexenios, o en el futuro quinquenios, o informa proyectos, o lo que sea... ¿a quién favorecerá? Pues a los suyos, obviamente. ¿Y quienes son los suyos, sociológicamente? . Pues bien, así ocurren las cosas. Así se va dando la gran paradoja de que los sociólogos formados andan en la calle sin trabajo, mientras las posiciones "para sociólogos" (empezando, lógicamente, por las de docencia de la Sociología, o de Sociología difuminada en Sociales) son ocupadas por otro tipo de profesionales, en un proceso que se retroalimenta permanentemente. Ese es el sentido, y únicamente en ese sentido es en el que defiendo la necesidad de hacer profesión; porque hacer profesión es hacer ciencia sociológica, lo que no tiene nada que ver, ni puede implicar, la persecución corporativista de nadie. Sí la defensa de unos mínimos, que las instituciones creadas ad hoc, como el Colegio Oficial de Politólogos y Sociólogos, y la Federación Española de Sociología deberían buscar e intentar imponer.
.
Por ejemplo...
.
A pesar de que el área genérica de Políticas y Sociología haya sido quizás la más presente en las últimas décadas en los máximos puestos de responsabilidad en Educación en España, sin embargo se ha construido una Educación Secundaria en la que, aun cuando el término "Sociales" aparece por doquier, en todo el recorrido educativo de los estudiantes, desde la Educación Primaria a la Universidad, sin embargo paradójicamente se desconoce la Sociología. Una prueba palmaria. Está tomada de un Instituto de Secundaria español cualquiera, tomado casi al azar. Puede verse cómo existe una línea de especialización en Bachillerato con el pomposo nombre de Ciencias Sociales . Pues bien, obsérvese el currículum, con materias tan sociales como la ¡la Religión!, la Historia del Arte, la Psicología, la Filosofía, o incluso el Latin en la rama de Sociales y Humanas. Pero no la Sociología.


2º BACHILLERATO HUMANAS Y SOCIALES

  • HISTORIA DE ESPAÑA
  • LENGUA Y LITERATURA CASTELLANA II
  • INGLÉS
  • RELIGIÓN / HISTORÍA DE LAS RELIGIONES

Este curso se ofrecen tres opciones:

HUMANIDADES CIENCIAS SOCIALES SOCIALES Y HUMANAS
MATERIAS DE MODALIDAD
  • LATIN II
  • HISTORIA DE LA FILOSOFIA
  • HISTORIA DEL ARTE
  • MATEMATICAS APLICADAS A LAS CIENCIAS SOCIALES
  • ECONOMÍA Y ORGANIZACIÓN DE EMPRESAS
  • GEOGRAFÍA
  • HISTORIA DE LA FILOSOFÍA
  • HISTORIA DEL ARTE
  • GEOGRAFÍA
  • MATERIAS OPTATIVAS(Elegir dos de entre):

  • GRIEGO
  • LITERATURA UNIVERSAL
  • GEOGRAFIA
  • SEGUNDA LENGUA EXTRANJERA
  • PSICOLOGÍA
  • FUNDAMENTOS DE ADMINISTRACIÓN Y GESTIÓN
  • PSICOLOGÍA
  • SEGUNDA LENGUA EXTRANJERA
  • HISTORIA DEL ARTE
  • HISTORIA DE LA FILOSOFÍA
  • COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL
  • MATEMÁTICAS APLICADAS A LAS CIENCIAS SOCIALES
  • LATÍN II
  • De forma que llegan a la Universidad y confunden a la Sociología con la Filosofía, la Psicología, o la Geografía. Y es que en Secundaria les han hablado de temas sociológicos... pero gentes sin formación sociológica. Y se hacen un cacao, claro. Cuando, ya adultos y en puestos de responsabilidad, descubren la función , características y utilidad de la Sociología (es decir, cuando necesitan conocer positivamente hechos y procesos sociales) es demasiado tarde. Ya no saben qué es un sociólogo. Y probablemente, al paso que vamos, ya ni los encuentren. Porque probablemente el área de Sociología haya sido también la única cuyos jefes de fila, en lugar de trabajar por su expansión, han llegado a hacer pactos secretos en un momento dado para impedir que se extiendan los estudios de Sociología.

    .

    Por eso, previsiblemente, antes de dos generaciones habrá desaparecido la Sociología en España como área de Conocimiento, como disciplina, como profesión. Y será una pérdida importante, porque en el fondo, Comte tenía razón.

    5 comentarios:

    1. Sí, estudiar la carrera de sociología es como no estar estudiando nada y si además la carrera la haces en la UNED,fijo que es, no estar haciendo nada. Éso es lo que yo respiro en el ambiente que me rodea,Calamocos, un pueblo del Bierzo, aunque probablemente la misma ignorancia exista en cualquie punto de España.
      En fin, poca gente sabe qué es la sociología.
      Pocos estudiantes de bachillerato tiene vocación de sociólogos entre otras cosas porque me parece que esto de las carreras también estan siendo modas es decir se estudia lo que se lleva en el momento, no vocación sino moda, los padres orientan a sus hijos para que hagan la carrera que más "vista", ya no sólo la que sea más práctica, que también, sino la que sea más chic; medicina, abogado, economista, ingeniero...y entre ésas no está la de sociología.

      ResponderEliminar
    2. ¿Y por qué será que no resulta 'chic'? (eso es lo que diferencia a la Sociología del Periodismo: no se conforma con la descripción de la realidad, sino que intenta explicarla)

      ResponderEliminar
    3. Pues debe ser precisamente por lo que se comenta en el post y por la castración intelectual que se viene practicando en el día a día, porque a mi entender, qué mejor manera de entender(nos) que conocer(nos)... y sí, estudiar por la UNED es como orbitar alrededor de la tierra, lo ves todo pero alrededor solo hay vacio. A ver si renuevan la plantilla y meten un poco de aire fresco.

      ResponderEliminar
    4. Sí, Elisa.Y si además ese aire fresco fuesen sociólogos de verdad, no economistas, filósofos, psicólogos o lo-que-sea reconvertidos a sociólogos, como son tantos de los que ahora están, mejor que mejor. Pero eso me parece que, en este país, ya es mucho pedir.

      ResponderEliminar
    5. yo, como sociólogo, creo que loa razón de todo ello es que nunca se ha valorado nuestra disciplina precisamente por intentar explicar cosas que, sincera y desgraciadamente, a la sociedad no le interesan

      ResponderEliminar

    Los comentarios están moderados para evitar spam, pero estaré encantado de incluir cualquier comentario que quieras hacer

    Artículos relacionados

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...