20070906

Pequeñas aventuras e insectos

Por ejemplo... Viene un amigo de visita a Sesimbra, pero no terminaba de llegar. En esas que llama, y dice que se ha quedado colgado con el coche, sin líquido refrigerante (estos coches modernos, en vez de seguir hasta arder literalmente si es preciso, como tiene que ser, han adquirido la mala costumbre de bloquearse en cuanto les falta cualquier cosa), en medio de un camino. Como en las gasolineras venden ahora el líquido refrigerante en botellas pequeñas (no para que ahorres no comprando lo que no necesitas, sino para cobrarte más, y ahorrar ellos en logística), me da por comprar dos. Afortunadamente, con una le bastó al coche de mi amigo... porque cuando emprendíamos el camino hacia casa, unos kilómetros adelante le ocurre a mi coche exactamente lo mismo. Menos mal que había comprado dos botellas... No sé si hay moraleja, pero nos reimos un rato con el asunto.

Bicho asqueroso

Esta especie de pulgón que le quité al guayabo de mi jardín. Veía yo un ferrete de hormigas arriba y abajo, y tras detenida investigación lo encontré oculto entre dos yemas. Por arriba apenas parecía una mota de polvo sobre el tronco (no se engañen: es una foto macro, sobre mi dedo).


Pero bajo esa acolchada e inocente capa... se ocultaba un auténtico alien, dispuesto a beberse los jugos de mi arbolito, para fabricarles droga barata a las hormigas, que no me extraña que vayan luego tan espídicas....


Bicho genial
Este otro es mucho más divertido. Un insecto que deja que los hongos le parasiten, para de esa forma conseguir mimetizarse con el ambiente, la piedra en la que vive.


Bichos que no lo son

Lo que parecen pájaros, una inmensa bandada de pájaros posados sobre unos invernales árboles, son las piñas de los pinos carbonizados.


...y bichos absurdos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados para evitar spam, pero estaré encantado de incluir cualquier comentario que quieras hacer

Artículos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...