20120923

Salvemos el ailanto (sobre relativismo ambiental)

La idea de que la Naturaleza es una construcción social va siendo lentamente aceptada. Muy lentamente. La sociedad, y en particular aquellos agentes sociales a quienes las estructuras sociales otorgan la capacidad de decidir qué especies sobreviven, y cuales no, decide parsimoniosamente cómo se construye eso que llamamos Naturaleza. Según la época serán los pastores, los agricultores, los sacerdotes... quienes tengan el poder de decidir qué especies son "buenas" y cuáles otras son "dañinas".

Actualmente ese poder lo acumulan, con un absolutismo como nunca antes lo había ejercido ningún otro actor social, los biólogos. Ellos deciden qué es alóctono o autóctono, cual es una especie amenazada y cual invasora...

La diferencia es que, tradicionalmente, quienes ejercían dicho poder lo hacían en función de los intereses generales de la sociedad: para asegurar los pastos, o mejorar los bosques de los que obtener madera, o proteger la producción de alimentos (a menudo con errores, por supuesto: las exquisitas borrajas del Norte de España son consideradas malas hierbas en algunas zonas del Sur). Mientras que los biólogos lo ejercen no en función de los intereses generales de la sociedad, es decir de los seres humanos, sino en función de los intereses de una supuesta Naturaleza que ellos corporativamente deciden qué es, sin participación social.
Complicado lo tienen, por tanto, algunas especies para sobrevivir. Incluidos los humanos.
El caso del ailanto, uno de los árboles cuya visión más placer me causa (y mira que me causan placer los árboles, casi todos), es sin duda paradigmático de esta novedosa y extraña situación.


Es un árbol con una capacidad de supervivencia enorme, resiliente como pocas especies a todo tipo de traumas naturales. Es un árbol hermoso, monumental incluso cuando se le deja espacio a ejemplares aislados, que en su masa reúne una gama de verdes como pocos otras especies vegetales puedan acumular en un solo ejemplar (y al acercarse el otoño unos hermosos tonos anaranjados y tostados lo salpican), que produce una enorme cantidad de biomasa. Una madera no tan buena como la de pino, pero desde luego mucho mejor que la del eucaliptus. Y en su hábitat originario (y supongo que en otros de los muchos a los que se ha adaptado, en los cinco continentes) todo él es un árbol útil a los seres humanos y a otras especies. Así, su masa foliar es buena para la producción de papel, y se utilizaban también como colorante textil amarillo para la lana, y como alimento de los gusanos de seda. La medicina tradicional china utilizaba la corteza del tronco para luchar contra la disentería y otros trastornos intestinales, y las raíces para tratar el asma, la epilepsia y las palpitaciones cardíacas.
Como el cuello Mao y otras curiosidades orientales, parece que lo introdujeron en Europa los jesuítas, quienes enviaron semillas a algún jardinero inglés, desde donde se fue extendiendo por toda Europa, y a través de las colonias a América y África. En el siglo XVIII se intentaron repoblaciones masivas en España, pues se adapta a prácticamente cualquier suelo (creo que podría transformar los espacios más degradados de La Serena en unos pocos años, y extendiendo esa idea ando), e incluso a espacios sin capa vegetal (le encantan las ruinas y solares abandonados), pero se abandonó, porque obviamente lo que se buscaba entonces era una madera apta para hacer barcos y vigas para la construcción. Pero desde luego podría ser igual de productivo que cualquier otra especie de madera blanda para fabricar muebles tipo Ikea, con la diferencia respecto a otras auténticamente invasoras y depredadoras, como el eucaliptus, de que no acidifica el suelo, sino que crea suelo.


Pero los biólogos, sacrosantos sacerdotes de la diosa Gaia, han decidido que el ailanto es una de las más peligrosas plantas invasoras de España, y han conseguido que sea prohibido, perseguido, incluso perseguidos quienes lo poseen, como si fuese heroína, o un arma de destrucción masiva. Según el Catálogo Español de Especies Invasoras, aprobado por RD 1628/2011 de 14 de Noviembre, está prohibida tanto su introducción en el "medio natural" (hace falta ser indocumentado en Historia y Antropología para hablar de medio natural en la península ibérica), como incluso su posesión, transporte, tráfico o comercio. ¡Dios, qué miedo! Ya me veo escondiendo a mi ailanto bajo una lona, como los porreros hacen con sus marías, no me lo vaya a localizar el helicóptero del Seprona.

La consecuencia es que, quienes dicen dedicarse a la protección de la fauna y la flora, también se dedican a diseñar armas de destrucción masiva para atacar cruelmente a los ailantos, haciéndonos sufrir así también a quienes amamos a este árbol. Incluso quienes se lo tienen bien montado con esto del medio ambiente, supongo que con cuantiosas subvenciones públicas y RSE's privadas, dedican sus esfuerzos a socializar a los niños en el odio al ailanto, en lugar de en el amor genérico a los árboles. Especialmente al que llegó a alcanzar el mote de árbol de los dioses.

Poco se puede hacer frente al bulldozer del biologismo ecocentrista, salvo salpimentar la web del pensamiento con estos lamentos. Que ojalá fructifiquen con la misma facilidad que el ailanto. Porque sí, somos muchos quienes amamos a este árbol. Más de los que les parece a quienes sólo son, en realidad, el reverso de todos los excesos de la Revolución Verde: allá sólo se respetaban las especies productivas en términos económicos; acá se respetan únicamente aquellas que, según sus estancos parámetros (contradictorios con las propias leyes de la evolución y de la deriva vital), son calificadas como autóctonas (coñazo de nacionalismo, que sale por todos los pespuntes).



CODA:

Ay, mi pobre ailanto, a la vista de tantos comentarios, te auguro un mal futuro en este país cainita y bipolar: o rojos o azules, o encinas o ailantos. ¿Qué voy a decirte, ailanto...?




29 comentarios:

  1. Acabo de leer tu entrada del blog en referencia a ese arbol, el Ailanto. La verdad que estoy totalmente de acuerdo contigo, y a la vez siento una profunda decepcion con todo esto del RD. Te cuento.

    Justamente hace pocos años que me he trasladado a vivir a una zona rural de los monegros cercana a Zaragoza. Siempre he sido un apasionado de los árboles, fascinado por su longevidad, formas y
    beneficios para el medio ambiente, su capacidad de modelar climas y paisajes. La zona de los monegros no destaca justamente por su abundante masa arbolea, es mas, existe un importante riesgo de desertizacion justamente por la ausencia de esta. En mi ansia siempre por crear zonas verdes, plantar arboles, enseguida me percaté de un arbol que se reproducia con suma facilidad en parques de zaragoza, rivera del Ebro, etc. un arbol que veia tanto en zonas ajardinadas como en zonas aridas aisladas, siempre acompañado de pequeños ejemplares recien germinados, y que de una año a otro alcanzaban tamaños considerables. En ese momento me sentí emocionado, pensando que podia ser una excelente alternativa a los pinos tradicionales, que se pueden encontrar en reforestaciones, que cada día tengo ocasión de ver en mi camino al trabajo, la mayoria con aspecto decrepito, enfermizo cuando no muertos por las altas temperaturas y escasez de lluvias.

    Dicho y hecho, me puse a recoger semillas con intencion de germinarlas, y acto seguido me he puesto a buscar datos de ese arbol: nombre, caracteristicas, ....hasta que me he enterado del RD 1628/2011 de 14 de Noviembre, donde todas mis expectativas se han esfumado de un plumazo. No es la primera vez que un RD pone en jaque alguno de mis proyectos, de forma injusta e irracional, así que la impotencia ante la sin razon de los legisladores se multiplica.

    Desde luego no dudo que pueda ser una especie invasora por su rápido crecimiento, adaptación y reproducción, pero cuando se habla de proteger las especies autoctonas, mi pregunta, ¿cual es la prioridad??¿que especies nos van a quedar dentro de un tiempo?? es que si no empezamos a plantar, lo que sea capaz de resistir nuestro clima, dentro de unos años no vamos a tener nada que proteger, porque, exagerando un poco, estara todo quemado a este paso ¿cuantas especies hay capaces de aguantar el clima de los monegros u otros sin morir ? ¿cuantas especies pueden regenerarse o expandirse rapidamente en zonas
    degradadas por ejemplo despues de un incendio, o en zonas sin apenas lluvias y ademas sin ? El problema es que por proteger unas especies, se esta dejando de lado la prioridad, que es conseguir aumentar la masa verde en nuestro pais, al final es la que mejora suelos, regula
    el clima y limpia el aire. ¿seguimos plantando pinos para ver como agonizan o se queman año tras año?

    Realmente, he sentido una gran decepcion al leer este R.D, cuando yo lo que pretendo es recuperar terrenos abandonados, donde solo crecen "capitanas", sin una sombra que proteja la tierra en verano, y que sirva de refugio para las aves, Asi, que aqui estoy, con mis semillas,
    mis ideas, y sintiendome como una sensación de ser ciminalizado, como un delincuente por querer convertir un desierto en un bosque lleno de vida.

    Un saludo.

    jf

    ResponderEliminar
  2. el problema.es que se extiemda a toda la peninsula y destruya la biodiversidad espacios naturales y poner en peligro otras especies unicas

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5/8/14 15:34

    Totalmente de acuerdo contigo. Me gustan los Ailantos. Los Bio-talibanes no confían en absoluto en la capacidad de la naturaleza de llegar a equilibrios entre las especies. De donde es oriundo el Ailanto, llegó tambien a compromisos con otras especies vegetales. Al igual que cualquier especie.....

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5/8/14 15:35

    Totalmente de acuerdo contigo. Me gustan los Ailantos. Los Bio-talibanes no confían en absoluto en la capacidad de la naturaleza de llegar a equilibrios entre las especies. De donde es oriundo el Ailanto, llegó tambien a compromisos con otras especies vegetales. Al igual que cualquier especie.....

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5/8/14 15:35

    Totalmente de acuerdo contigo. Me gustan los Ailantos. Los Bio-talibanes no confían en absoluto en la capacidad de la naturaleza de llegar a equilibrios entre las especies. De donde es oriundo el Ailanto, llegó tambien a compromisos con otras especies vegetales. Al igual que cualquier especie.....

    ResponderEliminar
  6. Lo malo de esas creencias que los biólogos han erigido en verdades es que se sustentan en muy pocas observaciones. Se acusa al ailanto de ser una peligrosa especie invasora pero yo no he visto nunca un ailanto crecer en un encinar, en un melojar o en un pinar. Puede que en ciertos medios (vegetación ribereña) esté compitiendo con especies autóctonas pero eso no significa que la presencia del ailanto vaya a conducir a la desaparición de las demás especies. Si esos mismos biólogos se hubiesen tomado la pena de mirar hacia atrás se hubiesen dado cuenta que el ailanto ya estuvo presente en Europa antes de las glaciaciones. Y no solo el ailanto. Las especies autóctonas tuvieron que competir durante millones de años con muchísimas otras especies además del ailanto y no se extinguieron. ¿ Porqué habrían de hacerlo ahora ? Tener de nuestro medio ambiente una visión tan poco dinámica es, además, un peligro. El clima está cambiando como no lo hizo durante miles de años y es inevitable que muchos de los géneros y especies que estuvieron presentes en la Península hasta hace muy poco tiempo vuelvan a ocupar el lugar que fue el suyo. Escribí hace unos años un pequeño artículo acerca de este tema que, creo, sigue siendo perfectamente válido:

    http://yurakuna.blogspot.com.es/2014/02/regreso-al-mioceno.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El monte de el Pardo, en Madrid, es un encinar centenario y está invadido por los ailantos

      Eliminar
  7. Pues yo he visto crecer ailantos en encinares, concretamente, en la segarra, comarca de lleida, empieza en la cuneta, luego se va extendiendo hacia el bosque, también lo he visto en asturias, en el robledal de muniellos, el "mejor conservado de europa" dicen ellos, de momento está en el párking, pero en cuanto eche semillas veremos... es una especie que agria la miel, luego, para los apicultores fatal porque te arruina la cosecha, sus frutos no alimentan a ningún pájaro, al crecer tan rápido le quita la luz a la vegetación de aquí - y sí, ya sé que el olivo y el ciprés no son autóctonos de la península, pero no crecen tan rápido, no se multiplican por la raíz como una mala hierba y la tasa de propagación por semilla es ínfimaen comparación con el ailanto.
    Otra cosa es entornos degradados, urbanos, sobre todo, allí me parece bien porque nuestras ciudades están en ruinas biológicamente hablando, pero en un entorno natural hay opciones más interesantes, más útiles-para la tierra,los insectos, las aves, etc... y menos peligrosas para el medio ambiente, yo encantado de ofrecer esas opciones, solo hay que preguntar, pero yo nunca plantaría esa bomba biológica cerca de un entorno natural, desde luego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con tu comentario. La gente sigue sin distinguir especies alóctonas de especies invasoras

      Eliminar
  8. Hay una razón por la cual los sociólogos no gestionan los recursos naturales, y es simplemente que su formación no les capacita para ello

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué tiene que ver la velocidad con el tocino,pues el artículo no reivindica tal cosa ,ni conozco a nadie que lo haga.
      Pero lo que es más evidente es que quienes son considerados como gestores "naturales" de la recursos naturales tampoco están capacitados para hacerlo, pues justamente les falta la formación necesaria para entender la vinculación naturaleza - sociedad.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  9. Los ailantos están bien en Asia,su hábitat original,en España este maloliente árbol no es autóctono y si amas tanto a todos los árboles deja que las encinas y árboles ibericos se queden y no corran peligro por culpa de un árbol que existe a patadas en Asia.
    En cambio la encina, el roble, etc... no tiene otro lugar para vivir.

    ResponderEliminar
  10. El ailanto es una especie que no tiene ningún problema ni peligra por ser eliminada ya que en el oeste asiático las hay a patadas.
    No es una especie autóctona y como se ha visto ya ha llegado hasta a afectar a algunos parque naturales a causa de su rapida reproduccion, desplaza a las especies autoctonas.
    Especies como la encina lo resisten todo aunque no crezcan tan rapido como un ailanto y el pino es mas de lo mismo.
    Los biologos son profesionales que han estudiado durante años para formar una opinión de este tipo y prefiero preservar la encina a dejar que en España solo haya ailantos y eucaliptos (exagerando), en comparación seria como si un estudiante de física de bachillerato dijese que la opinión de un conjunto de catedrático s expertos en el tema es completamente erronea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una acotación: creo que confundes el conocimiento científico de una materia (sea la biología de los cafelópodos o las actitudes sociales hacia la prostitución) con la gestión de espacios, especies y personas en interacción. La gestión del territorio (sea para su conservación, sea para su desarrollo evolutivo, o incluso recuperación arqueológica) requiere de más conocimientos que el de la biología de las especies, o la geología del propio territorio. Requiere conocimientos que tampoco se adquieren por ciencia infusa por el hecho de ser catedrático, sino que únicamente pueden aportar otras ciencias: las sociales.

      Eliminar
    2. Supongo que el estado habra contado con otro tipo de profesionales (además de biologos) para formar este tipo de posturas.
      Y entiendo perfectamente lo importantes que son los conocimientos en sociales para la aplicación de cualquier tipo de acción en base a algo puramente científico además de que considero que estaos estan infravalorados actualmente, pero supongo que habran contado con profesionales de las ciencias sociales para todo esto.

      Eliminar
  11. Y la vaca cacereña también la trajeron los romanos de Asia, y los naranjos, y las patatas de América, y los kiwis de Nueva Zelanda. No he visto a ningún ailanto comerse a una encina, pobres, con los simpáticos que son ellos, que sólo se acomodan allí en donde nadie quiere estar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si alguna vez ves a un arbol comerse a otro grábalo porque vas a vivir de las rentas de ese vídeo toda tu vida. Si quieres en los comentarios más arriba explican cómo los árboles "se comen" entre sí, que es más nitrificando el suelo y dando mucha sombra (¡Anda, lo que hace el ailanto!) que apuñalándolo cuando la encina se agacha a por una bellota

      Eliminar
    2. Realmente la naturaleza es cruel, el león comiendo al amable antílope, el halcón al gracioso ratoncillo. Naturalmente (o culturalmente, que de ahí viene casi todo, hoy), se habla de ecosistemas, que digo yo que son diversos en sí. Yo, realmente, no he visto nunca a un ailanto haciendo sombra a una encina, pues donde veo crecer los ailantos (orillas de carretera, ribazos de campos abandonados, solares urbanos, escombreras...) nunca he visto una encina adentrarse. Que no digo yo que no haya casos; si los hay, duro con él, que nadie tiene el derecho a quitarle su pan a otro. Pero tal evidencia (por extensa que pueda ser, aunque insisto en que yo no la he visto) no puede convertir a una especie en maldita. Eso en términos humanos (que todavía somos también, más o menos remotamente, Naturaleza) tiene un nombre: racismo. Atribuir a una raza o etnia la causa de todos los males de un pueblo.

      Eliminar
  12. De acuerdo contigo. El ailanto compañero de viaje por ferrocarriles y carreteras de la España seca. Estudiando la madera se ve que absorbe mucha agua, lo cual es buena señal para plantarlo bien como compactador de terraplenes y trincheras o bien como provisión de humedad en tierras muy secas.

    ResponderEliminar
  13. Gracias como necesitaba leer esto en nuestro pueblo Alcorcon estos popes que vienen abalados dicen por biólogos del botánico ,están talando más de 5000 arboles por que son alamos blancos,negros,acacias de tres espinas,algun plantano de sombre y cualquiera cuprisacea que se tuerza un poco.La nutria gracias al cangrejo americano se ha salvado casi de desaparece,grcias al caracol manzano varios especias de aves de laguna muy diezmadas se han recuperado ,estamos en manos de desalmados .Cualquier especie que ha logrado sobrevivir y florecer y crecer en nuestra piel iberica es por que le va bien ,Yo pregunto la mitad de nuestras frutas ,semillas etc de nuestra mesa de donde vienen y de donde se cultivaban de antaño

    ResponderEliminar
  14. Es muy triste como la gente defiende aquí la preservación de una especie invasora que está desplazando árboles tan nobles y clásicos en nuestros bosques como son los olmos o los chopos, y más triste aun cuando se usa un discurso vacío de contenidos, que echa por tierra sin argumentos demostrables usando una retórica envenenada por los que a mi juicio son falsos ecológistas o doctorados formados en facebook y wikipedia. PD: Cuanto daño están haciendo las redes sociales y la desinformación flagrante que deambula por internet.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor, señor...! No se enfade usted, que no le estamos quitando el pan.

      Exponga sus datos (por cierto, no aporta ninguno acertado, sin ir más lejos: el olmo en España no ha sido sitiado por el pobre ailanto, sino por el "mal francés", infórmese usted un poco mejor), opine (sí, para eso son los comentarios, para que la gente OPINE libremente).

      Parece que a usted le gustaría que siguiésemos como como cuando iban al campo los ingenieros hace cuarenta años (cuando eran todo un señor, no un profesional más entre tantísimos otros) sin que nadie se atreviese a chistarles. Los ingenieros que precisamente recomendaban arrasar con todo tipo de árboles de los caminos para dejar paso a las cosechadoras, los ingenieros que acabaron con las semillas autóctonas de cientos de especies de cereales y huerta, los ingenieros que impusieron a los agricultores venenos que ahí siguen, en la grasa de nuestros hígados décadas más tarde... (y que acabaron con muchísimos de ellos envenenados directamente). Eso los de su gremio. Que luego están los de montes, que vaciaron de población, cabras y todo lo que se menease cientos de miles de Has en España para llenarlas de pinos incendiarios (no invasores, claro, porque son incapaces), de eucaliptus... ¿Todo eso que entonces era tan bueno, ahora no lo es? Pues qué lelos, ¿no?

      Y cuando digo infómese, digo infórmese. ¿Sabe usted que los chopos (que mira que me gustan, como el ailanto) han sido -y seguramente lo sigan siendo- una auténtica plaga en muchos sitios, que han acabado con miles de Has de huerta en plantaciones abusivas que han creado zonas de sombreo a los cultivos de huerta?.

      PD: Para la edad que aparenta, le veo a usted bastante antiguo y desinformado. No se cierre a las posibilidades del conocimiento abierto que Internet posibilita.

      Por cierto que para tenerle usted tanta manía a las redes sociales (no sé qué tiene que ver Wikipedia con las redes sociales, tanto como -a ver si lo entiende bien con la metáfora biológica- la velocidad con el tocino) veo que se aplica con fruición a construir blogs, con datos... ¡válgame dios, de Internet!. Llénelos de contenido, de sabiduría, al menos de conocimiento de lo suyo. Y deje opinar a la gente. Es lo que hacemos aquí.

      Eliminar
  15. Por cierto en estos temas los biólogos no pintan nada, lo llevan todo ingenieros agrónomos e ingenieros de Montes. Saludos

    ResponderEliminar
  16. Ante tanta ignorancia y opinión/creencia, sin una sola evidencia y la idealización del «biólogo» como juez de una ley natural por ellos mismos impuesta, ¿qué decir? Soy biólogo, yo apenas decido nada, estudio, observo, comparo y analizo. El Ailanthus altissima es una de las numerosas especies de plantas de jardín invasoras que están diezmando nuestras comunidades vegetales. Yo no decido el carácter autóctono/alóctono, es una característica de la especie, como muchas otras, este se basa en que la especie se haya desarrollado de forma natural en un medio que le es propio en una localización geográfica determinada. El carácter invasor si es un juicio en el que hay que valorar cuando la especie aloctona, destruye, desplaza, compite con y a especies autóctonas. Los peores casos de especies invasoras son evidentes: Reynutria, calamote, Cortaderia, eucaliptos (no cultivados), y el maldito ailanto... Al ser un profesional del medio ambiente (biólogo de campo), tanto por experiencia propia, bibliografía, cartografía, fotos de satélite, y compartir con gentes de campo y dedicadas al estudio o cuidado del medio ambiente se que el carácter invasivo una vez detectado precisa de intervención para detener la especie invasora o esta «destruirá» las comunidades biológicas a las que se incorpore. Las especies invasoras es uno de los tres motores de la Sexta extinción global, junto a la destrucción directa del hábitat y la persecución/presión humana (caza, pesca). Aunque el Cambio Climático, escala posiciones y acabara siendo el componente principal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante con quien con tanta autoridad nos anuncia la sexta Extinción Global (¿con tres motores, o con cuatro?), callaremos los ignorantes y opinadores. Habló Blas, punto redondo.

      Eso sí, le recomiendo que se informe un poquito más sobre el ailanto. Ni es una "planta de jardín" (¡está prohibida!, ¡es delito propagarla!) ni llegó así a España, ni mucho menos. Fue, simplemente, una recomendación productiva más de los correspondientes sabios de la época.

      Por lo demás, diga usted lo que diga, se ponga como se ponga, me gusta el ailanto. Igual que hace cuarenta años me gustaban las cabras, cuando eran también una especie invasiva del bosque así diagnosticada por los sabios de la época (...que en realidad sólo querían echar a los cabreros para poner pinos y eurcaliptus, de esos cultivados que parece que a usted sí le gustan). Igual que, por muchos científicos de las cosas que haya que me digan lo buena que es, no me gusta la energía nuclear porque SÉ que no es buena. Porque soy un ignorante, cautivo de opiniones y creencias. Será eso...

      Eliminar
  17. Ponéos de acuerdo... ¿Ingenieros agrónomos y de montes... o biólogos?

    Algunos comentarios lo que evidencian es lo hay en parte detrás de muchos de estos procesos: procesos ecológicos, pero de ecología humana, de competencia entre disciplinas/nichos/mercados/contratos. Es fascinante observar y analizar cómo unos colectivos, precisamente, invaden ecositemas en los que otros reinaban a sus anchas, protegidos por el aislamiento corporativo. ¿Es invasión, o es simple evolución?

    ResponderEliminar
  18. Me gusta el ailanto, nadie ni nada me hará cambiar de opinión y como todos los árboles, este también tiene sus límites, es invasivo pero no en todos los lugares ni en todo el planeta, como alguno se debe de pensar.
    Lo he visto en muchos bordes de carreteras y tierra adentro no, puede que en otras zonas si. Por donde vivo he visto una hilera de ailantos pero en la zona cercana al río no hay ninguno. Creo que es según el lugar, alguno se piensa que el ailanto causa más daño que el hombre y no hay ni comparación. Es mi opinión como defensor de un árbol más del planeta que NO tiene la culpa de que el hombre tan "listo" en todo lo trajera de china porque le interesaba.
    En resumen, yo amo todos los árboles incluido este porque el árbol no es culpable de estar aquí, solo lucha por sobrevivir, los anti ailantos no me harán cambiar de opinión.

    ResponderEliminar
  19. En estos casos lo más relevante no es observar si el animal/planta es alóctono/exótico, sino si tiene un comportamiento agresivamente invasivo. Tenemos entre nosotros multitud de ejemplos de especies que fueron introducidas en la península hace cientos o miles de años para su aprovechamiento, como los olivos, almendros, algarrobos... y su propagación rara vez va más allá de los terrenos voluntariamente cultivados. No se salen de control.

    Pero el caso de los ailantos es el peor ejemplo de comportamiento invasivo. Se multiplican masivamente, su tasa de propagacion es muy alta así como su adaptacion a todo tipo de suelos. Emiten sustancias alelopáticas que inhiben a otras plantas. Y a pesar de ser talados, emiten nuevos troncos a metros de distancia gracias a la gran capacidad de rebrote de su sistema radicular.

    Muchas de estas características TAMBIÉN se encuentran en especies autóctonas, como por ejemplo, las tan queridas hayas, que también emiten sustancias alelopaticas y rebrotan de raíz. Pero tienen una relación con otros elementos del ecosistema (como los hayucos que sirven de alimentoa otros animales). La propagación de los ailantos no genera ni relación de interdependencia ni beneficio en nuestros ecosistemas, pues aqui no hay ni animales ni plantas que se asocien con él.

    ResponderEliminar

Los comentarios están moderados para evitar spam, pero estaré encantado de incluir cualquier comentario que quieras hacer

Artículos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...